Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Web Oficial
Free Wi-Fi
Mi reserva
Reservar
Mejor Precio Garantizado
RESERVA AHORA
+
Fecha
habitaciones
Adultos:
Niños:
2 habitaciones
* menores de 12 años
+ Añadir habitaciones
Código promoción
Fecha de la reserva
Adultos
Niños*
Habitación 1
x
Añadir habitación
Historia
Hotel Viñas de Lárrede
Un hotel que cuenta nuestra historia
El hotel Viñas de Lárrede se erige en un bello paisaje enmarcado por las montañas y el valle, que antaño era una plantación de viñedos. Para la construcción de nuestro hotel hemos primado los materiales de calidad y que combinan con el entorno natural en el que se sitúa. La fachada está realizada en piedra recuperada de una antigua casona derruida, donde se aprecian las huellas que la meteorología ha ido labrando.

La resistencia de la piedra se combina con madera de alerce proveniente de Siberia, un árbol muy tolerante al frío, capaz de sobrevivir a temperaturas invernales por debajo de los -50º. Todo ello flanqueado por unos amplios ventanales que regalan a todas las estancias unas imponentes vistas al Valle, con sus picos de más de 3.000 m.

Tras cuatro años de estudios, desarrollos y permisos, comenzamos la construcción del hotel el 8 de mayo de 2015. Un largo proceso que finalizó el 30 de mayo de 2016, gracias a la implicación de todos los gremios relacionados con la construcción. Finalmente, el 3 de junio de 2016 se inauguró el hotel y su restaurante.

Todo este proyecto ha sido pensado y dirigido por la familia del Rincón – Ribera. Gestionamos todos los detalles del hotel nosotros mismos con el objetivo de compartir nuestro pequeño paraíso en la tierra con todos nuestros huéspedes.

Hemos dedicado grandes esfuerzos a crear nuestro lugar en el mundo. Una tarea reconfortante que implica de alguna manera definirnos a nosotros mismos y lo que pretendemos transmitir a los demás, poniendo todo nuestro cuidado y cariño, construyendo un “hogar”, que como definió el escritor español Antonio Gala, “es la casa que nos espera”.

Bienvenido a nuestro hogar.